La blefaroplastia en Asia (cirugía de párpados)

Cirugía, Estética

La blefaroplastia asiática o “de doble pliegue” es la cirugía más solicitada actualmente en Asia. Se realizan más de un millón de intervenciones al año a mujeres menores de 30 años que desean tener un ojo más grande y redondo.

La Blefaroplastia Asiática

Las clínicas de cirugía estética han proliferado en países asiáticos como China y Corea del Sur, siendo este último, el que más “turismo estético” recibe de sus vecinos. Miles de mujeres taiwanesas, tailandesas y, sobre todo, chinas viajan a Seúl para someterse a intervenciones de estética. A diferencia de Occidente donde las mujeres desean operarse los pechos por encima de todo, las asiáticas prefieren cambiar su rostro. Los principales rasgos que quieren tocar son los ojos -para hacerlos más grandes-; la nariz -para que tenga más presencia- y su mandíbula -para estrecharla-. De esta forma, consiguen parecerse a las surcoreanas más famosas que imitan a las mujeres occidentales.

Es frecuente que en Corea del Sur los padres regalen a sus hijos la cirugía de doble párpado cuando se gradúan en Secundaria, antes de entrar en la Universidad. Piensan que si pasan por el quirófano para mejorar su aspecto tendrán más oportunidades en la vida personal y profesional. A diferencia de Norteamérica y Europa donde a las personas les cuesta reconocer que han sometido a una operación de estética, en Asia se considera todo un orgullo. De hecho, Miss Corea del Sur de 2012 confesó haberse realizado varias cirugías y en una entrevista manifestó:

“Nunca dije que había nacido hermosa”

Rasgos orientales versus occidentales

Las características físicas que diferencian a los asiáticos de los occidentales son fundamentalmente sus ojos rasgados, su nariz pequeña y su mandíbula ancha. Ese ojo achinado se debe a que la mitad de los asiáticos nace sin pliegue en el párpado superior.

Hay diferencias anatómicas entre el párpado superior occidental y el oriental. La principal, es el músculo que levanta el párpado dejando el ojo quede más abierto. En Occidente, este músculo se une a la piel unos 8 o 12 milímetros por encima de las pestañas y cuando tira de la piel para abrir el ojo, se crea un pliegue que recibe el nombre de “doble pliegue”. Que los asiáticos no cuenten con este músculo hace que su ojo parezca más pequeño. En Asia hay una opinión muy extendida de que el ojo con pliegue es más bello y que otorga más atractivo a la mirada.

¿En qué consiste la blefaroplastia asiática?

La blefaroplastia asiática se practica desde fines del siglo XIX y sus técnicas han mejorado mucho a lo largo del tiempo. Es una intervención bastante sencilla que no dura más de 30 minutos.

El procedimiento es similar a la cirugía convencional del párpado superior. La blefaroplastia asiática consiste en crear un pliegue en el párpado mediante una incisión de unos 3 a 5 milímetros por encima de las pestañas. Es importante situar correctamente ese pliegue porque el del párpado asiático se encuentra más abajo que el occidental, cerca de las pestañas. La altura del pliegue palpebral determina la altura y profundidad del surco del párpado superior. Hay que crear un anclaje de la piel con el músculo orbicular al músculo elevador mediante unos puntos de sutura. En ocasiones, también es importante retirar parte del paquete graso del párpado superior.

La blefaroplastia asiática no trata de borrar los rasgos asiáticos y “occidentalizar” a la persona, porque es imposible, sino de dotar de mayor expresividad a sus ojos. Además de la blefaroplastia, ha habido un incremento de epicanto plastias que consisten en eliminar el epicantus (el repliegue cutáneo originado en el párpado superior) y agrandar el ojo tanto de alto como de ancho.

¿Cómo es la recuperación y cuáles son los resultados?

La blefaroplastia asiática suele realizarse de forma ambulatoria, con anestesia local para que el paciente regrese a casa el mismo día de la intervención.

Los cuidados y las molestias postoperatorios son similares a los de otras cirugías de párpado. En los primeros días puede aparecer inflamación, moretones y el nuevo pliegue se verá más elevado de lo que debiera. Al cabo de dos meses el pliegue quedará perfectamente asentado en su sitio. Las incisiones siempre se disimulan con los pliegues como en cualquier blefaroplastia superior.

Alternativas al quirófano en Asia

Aunque parezca extraño, algunas chicas asiáticas utilizan métodos poco ortodoxos para simular el segundo pliegue del párpado superior. En internet hay multitud de vídeos y tutoriales donde se explica cómo conseguir unos ojos más grandes e, incluso, se distribuyen kits de belleza para ello.

Una famosa youtuber japonesa muestra cómo se coloca parches en los párpados durante tres días modificando los músculos de la cara y el cuarto día es cuando se nota el resultado. Otras chicas se atreven a ponerse un pegamento en los párpados que mantiene los ojos abiertos. Por último, un truco muy popular entre las asiáticas es usar lentillas “redondeadas” más grandes que el iris, que hacen que el ojo parezca más grande. Cualquiera de estas opciones acompañada del maquillaje apropiado y unas pestañas postizas, alcanzarán su objetivo de agrandar su mirada.

Hay que tener mucho cuidado con algunas de estas prácticas, no merece la pena arriesgarse utilizando elementos extraños en los ojos cuando puede solucionarse con una simple operación como es la blefaroplastia asiática.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 comentarios