Patologías mamarias benignas

Cirugía, Estética, Mama

Las patologías mamarias benignas suponen más del 90% de las consultas por las que las mujeres acuden al médico relacionadas con sus pechos. En cuanto una mujer detecta un bulto en sus pechos debe acudir para que este sea diagnosticado, es la mejor manera de prevenir patologías malignas sobre todo el cáncer de mama. Pero además de los posibles bultos que pueden aparecer se pueden dar otras “anormalidades” que en su mayoría pueden ser corregidas mediante la correspondiente cirugía mamaria. Algunas de estas patologías que en principio son benignas pueden degenerar y dar lugar a otras formaciones celulares descontroladas que es lo que se conoce como cáncer de mama. Hay múltiples causas por las que pueden aparecer formaciones anómalas en los pechos y que no implican peligrosidad y que podemos encuadrar en los siguientes tipos.-

Tumores benignos

Afortunadamente la mayoría de los bultos que aparecen en los pechos son benignos lo que quiere decir que no se reproducirán y avanzarán de una forma descontrolada.

  • Los quistes.- Compuestos de materia serosa, se forman por la dilatación de los conductos galactóforos (de la leche). Suelen aparecer al comienzo de la menopausia en forma redondeada y no suelen superar el cm de diámetro. Cuando su composición es de pus hablamos de “abcesos”, si lo que predomina es la sangre hablamos de “hematomas” y cuando se trata de un líquido seroso claro son considerados como “quistes simples”.
    Un caso especial son los llamados “quistes galactocele” cuyo contenido es leche y se producen durante los periodos de lactancia, cuando son apretados suelen expulsar su contenido por el pezón.
    Los quistes tienen una cierta movilidad y para eliminarlos se realizará una punción son la que se sacará el líquido que contienen.
  • Mastopatía fibroquística.- También llamada “displasia mamaria” consiste en la formación de quistes o nódulos (de mayor tamaño) en la glándula mamaria que tienen su origen en desordenes de tipo hormonal, con aumento de estrógenos y/o disminución de progesterona. Solo estará presente en mujeres con ovulación, ni en hombres ni en niñas.

Inflamación de las glándulas mamarias – mastitis

Son los casos de patologías mamarias benignas más comunes. Una mastitis es una inflamación de la glándula mamaria que se produce por la obstrucción de los conductos galactóforos y como consecuencia de una infección por bacterias, hongos o virus o bien por otros procesos no infecciosos (asépticos).

Existe una primera clasificación de mastitis atendiendo a si esta se produce durante el periodo de la lactancia o fuera de él:

  • Mastitis puerperal.- Inflamaciones de la mama producidas durante la lactancia, de origen generalmente bacteriano por estreptococos o estafilococos. Cuando el bebé mama, estas bacterias penetran fácilmente a través del pezón produciendo la inflamación que muchas veces es dolorosa y se evidencia con enrojecimiento y fiebre.
    Debería atajarse cuanto antes a base de antibióticos ya que podría evolucionar hacia abcesos que tendrían que ser solventados posteriormente mediante punciones.
  • Mastitis no puerperal.- Fuera del periodo de lactancias se pueden dar inflamaciones cuyo origen suele ser dermatológico o incluso de infecciones de algún folículo piloso.

Hay casos raros de mastitis producidos por estreptococos de la variedad beta-hemolítico que si no se atajan a tiempo puede llegar necrosar los tejidos de la glándula mamaria lo que implicaría acudir a una mastectomía para solucionar el problema. Estas son la llamadas “mastitis necrotizantes”.

Ausencia de pechos o pechos muy grandes

Hay mujeres y también hombres que presentan estructuras mamarias anómalas o carencia de las estructuras mamarias normales.

  • Ausencia de estructuras mamarias.- Empezamos por las anomalías más inusuales que son aquellas en que falta alguna de las estructuras mamarias naturales:
    Ausencia de la glándula mamaria.- Es una patología conocida como “amastia” en la cual no existe ni tan siquiera el complejo pezón – areola.
    Un nivel de complicación inferior sería la denominada “Amazia” que aun sin existir glándula mamaria sí que están presentes las estructuras del pezón y la areola.
    La “atelia” consiste en la ausencia del pezón, esta ausencia no tiene porque ser en ambos pechos sino que se puede dar el caso de que se produzca de forma unilateral. En el caso de que el pezón sea más pequeño de lo normal estamos hablando de “microtelia”. Tanto los casos de atelia como de microtelia tienen una solución quirúrgica relativamente sencilla que pasaría por la creación un un pezón con los propios tejidos de la mama y por la recreación de la areola mediante micropigmentación (tatuaje).
  • La macromastia.- Sería el caso contrario a la ausencia de estructuras mamarias, esto es, no solamente es que existan sino que están desarrolladas de una forma exagerada.
    Los pechos exageradamente grandes pueden ser la causa de dolencias, sobre todo de la columna vertebral que en la mayoría de los casos no se producen por los efectos del peso de los pechos sino por las posturas que adoptan las mujeres que las sufren para ocultarlos, encorvándose hacia adelante. Su solución pasa muchas veces por la reducción mamaria y la mastopexia.
  • La polimastia y la politelia.- La existencia de más de dos mamas es un hecho muy raro pero que puede ocurrir en los humanos, estas se pueden localizar desde el vértice de la axila (generalmente se localizan justo debajo de las axilas) hasta las ingles. A cada mama de más se la denomina “mama supernumeraria”. Normalmente las mamas supernumerarias carecen de pezón y areola. Se trata de estructuras aberrantes desarrolladas generalmente durante el embarazo y en ocasiones durante la lactancia. Aparte de sus evidentes problemas estéticos tienen una alta probabilidad de desarrollar cáncer por lo que deberían se extirpadas cuanto antes.
    La politelia consiste en el desarrollo de más de dos pezones que pueden aparecen en la misma línea que las mamas supernumerarias, aunque a diferencia de estas su localización más normal es por debajo de las mamas normales.
    Como curiosidad diremos que Artemisa, una de las diosas más veneradas en la mitología griega se representa en Éfeso con múltiples pechos como símbolo de la fecundidad y la maternidad.

 

0 comentarios

Cita previa

Reserve su primera consulta de valoración de cirugía