Una buena Cirugía Plástica

Cirugía, Estética

Una buena Cirugía Plástica es aquella que se realiza sin riesgos y con la que se consiguen los mejores resultados. Para ello, es imprescindible contar con un profesional debidamente acreditado y con la suficiente experiencia. Se conocen innumerables chapuzas estéticas que han arruinado la cara o el cuerpo de los pacientes por no haberse puesto en manos de un experto.

Una buena Cirugía Plástica

Una buena Cirugía Plástica

Una Cirugía Plástica bien hecha mejorará el aspecto físico de la persona sin que se note que ha sido intervenida. La Medicina podrá dotar del tamaño adecuado a una nariz desproporcionada o unos pechos pequeños haciendo que la cara o en el cuerpo estén perfectamente armonizados.

Todo buen profesional querrá obtener magníficos resultados no solo para que el paciente quede satisfecho, él mismo se enorgullecerá de haber ayudado al paciente a superar sus complejos. Además, eso le dará prestigio y entrará en el ranking de los mejores cirujanos plásticos.

Una de las más exitosas cirugías del panorama intencional es la rinoplastia a la que se sometió Scarlett Johannson, cuyo rostro mejoró ostensiblemente. Por mencionar algunos ejemplos españoles, los retoques estéticos aquí y allá de Penélope Cruz o Elsa Pataky han realzado aún más la belleza de ambas actrices.

La Cirugía Plástica siempre segura

Ante todo, hay que tener en cuenta que las operaciones de Cirugía Plástica no son una broma pues precisan entrar en el quirófano, administrar anestesia general o local, ingresar en un hospital (aunque no sean más que unas horas) y pasar un postoperatorio con los subsecuentes cuidados. Por ello, es importante seguir los siguientes consejos:

  • Asegurarse de que el médico tiene la especialidad de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. Si, además, tiene gran experiencia, todo ira mejor. Otros titulados (como los dentistas) se animan a retocar el físico, pero no tienen los conocimientos para ello. Más grave es el caso de los que ni siquiera son doctores y se han atrevido a operar arriesgando la vida de sus pacientes.
  • Optar solo por clínicas acreditadas. Todo cirujano plástico serio dispondrá de un quirófano perfectamente equipado y del personal sanitario necesario. Se han desmontado consultorios clandestinos instalados en pisos o garajes que no reunían las condiciones para ejercer la Medicina. Incluso, se sabe de médicos impostores que suministraban silicona industrial creando graves perjuicios a las mujeres.
  • No fiarse de las ofertas. Se ha demostrado que lo barato al final sale caro. Los falsos cirujanos suelen ofrecer mejores precios para arrebatar pacientes a los verdaderos profesionales. El alquiler de los quirófanos tiene un coste y no se puede escatimar en el material quirúrgico, el trabajo del cirujano plástico, del anestesista y del resto de personal sanitario.

Una mala Cirugía Plástica

Una mala praxis en Cirugía Plástica puede dejar graves secuelas al paciente además de arruinar la carrera del médico. Toda operación que no se haya efectuado con el rigor y las debidas medidas de sanidad implicará volver a pasar por el quirófano para intentar reparar las equivocaciones y muchas veces resulta imposible.

Distintos son los problemas que pueden surgir en el postoperatorio cuando la persona no ha seguido las indicaciones del doctor. En algunas ocasiones se han producido imprevistos durante la intervención que han obligado al cirujano a cambiar el modo de proceder.

Nadie puede olvidar la desastrosa nariz de Michael Jackson, que se le caía y se le volvía a caer, llegando a intervenirla hasta un centenar de veces. Lo mismo le ha ocurrido a Belén Esteban, que ha tenido que retocarse varias veces el apéndice nasal tras unas malas cirugías anteriores.

La Cirugía Plástica como espectáculo

Con el nuevo milenio, se llenaron las pantallas de televisión de programas sobre cambios de look con cirugías plásticas incluidas que consiguieron una gran audiencia. Mas tarde, han surgido otros realities en los que se muestran operaciones fallidas y ofrecen una solución. El más popular es el estadounidense Botched, donde se han visto retoques mal hechos, prótesis exageradas y rellenos de dudosa calidad.

Estos formatos de TV con intervenciones estéticas han desatado toda una ola de controversias. Las cadenas que los ofrecen defienden que ayudan a la gente a mejorar su imagen, mientras que otros opinan que convierten a las personas en esclavos de la belleza y a la Medicina en un espectáculo. La SECPRE (Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética) se ha desmarcado totalmente del show Cambio radical, explicando que no ha avalado ni participado en el programa español.

Antes de someterse a una operación de Cirugía Plástica es conveniente acudir a la consulta de un cirujano para despejar todas las dudas. El médico, con su experiencia, le podrá orientar y aconsejar lo mejor en su caso. Actualmente, existen simuladores para que el paciente se haga a la idea del resultado de la operación y así decidirse más fácilmente.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 comentarios