El tamaño perfecto de los pechos

Estética, Mama

El tamaño perfecto de los pechos es aquél que guarda armonía con el resto del cuerpo. Lo primero a tener en cuenta son las proporciones de la persona, es decir, su altura y complexión. No queda bien un busto excesivamente grande en una chica muy baja porque le hace más pequeña aún, ni un pecho muy escaso en una mujerona porque da la sensación de tabla de planchar.

Una de las características que define el cuerpo de la mujer son las curvas. Eso sí, en su justa medida. Aunque aquí se entra en el terreno del gusto personal, es también una cuestión cultural. No se ve de la misma manera a una chica voluminosa en África, que en Latinoamérica o en Europa. Según el lugar, los cánones de belleza son completamente distintos.

El tamaño perfecto de los pechos

El tamaño de los pechos y el sujetador

Es imprescindible conocer el tamaño de los pechos para elegir la talla correcta del sujetador. Si no es así, además de que la prenda no sentará bien, dañará las mamas. De hecho, un 30% de las consultas que reciben los médicos sobre dolor en los pechos provienen del uso del sostén equivocado, tanto en talla como en modelo.

Las etiquetas de los sujetadores tienen dos valores: talla y copa.

  • La talla viene expresada en número (75, 80, 85, 90, 95, 100, etc.) y atiende a la medida del contorno del torso. Aunque a veces se da el caso de mamas pequeñas y tórax ancho, lo que implicaría una talla grande.
  • La letra se refiere a la copa, es decir, al volumen del pecho. La copa es la que hace que un sujetador siente bien y no dañe los senos. Van desde la letra A hasta la D y definen el aspecto y el tamaño de las mamas:
    • A: senos estéticos pero pequeños.
    • B: senos muy estéticos, de tamaño perfecto.
    • C: según la ciencia son los senos ideales.
    • D: senos asimétricos y antiestéticos.

El tamaño perfecto de los pechos

Se dice que et tamaño perfecto de los pechos es el de talla 90 y copa B o C. También conviene tener en cuenta la distancia de la areola al centro de la clavícula y la de la areola al surco submarino. La primera medida debe ser de 19 a 21 cm y la segunda de unos 7 cm.

A toda mujer le gustaría tener un pecho de estas características porque la figura es más bonita y la ropa sienta mejor. Si esto no fuera así, existe la posibilidad de recurrir al bisturí. En ocasiones, lejos de ser un tema estético o caprichoso, lleva detrás argumentos médicos. Tanto si es por exceso como por defecto, puede derivar en problemas físicos y/o psicológicos.

Cuando los senos son muy pequeños, habrá que realizar una mamoplastia de aumento. Si, por el contrario, son excesivamente grandes, se practicará una mamoplastia de reducción.

La prótesis mamaria adecuada

Para que el resultado sea lo más natural posible, el cirujano plástico examinará las medidas de la paciente y le propondrá las prótesis que más se ajusten a sus características físicas.

Antes de colocar las prótesis, el médico tendrá en cuenta esos factores:

  • La opinión de la paciente. Una operación de esta índole sirve para solucionar complejos, lo cual justifica el paso por el quirófano. Sin embargo, algunas desean tallas extragrandes que no favorecen y encima provocan problemas físicos. Hay dos tipos de mujeres: las que quieren aumentar el pecho sin que se note y las que quieren que se note. Ahí está el cirujano para aconsejar lo mejor.
  • La complexión de la mujer. Influye la altura y la constitución de cada persona. Es fundamental hacer un examen detallado para encontrar la armonía perfecta del cuerpo.
  • El tamaño y la forma de las mamas. Pueden existir determinadas morfologías que hacen más complicada la colocación de las prótesis, por ejemplo, cuando se tienen mamas tuberosas.

Los implantes mamarios se miden por tres características:

  • Tamaño: volumen de la prótesis que oscila entre 125 y 775 cm3.
  • Anchura: medida horizontal del implante que, según el tórax de la mujer, va desde 9,5 hasta 15,5 cm.
  • Altura: se refiere al largo de la prótesis, entre 8,6 y 13,5 cm.

Simulador de pecho 3D

Existe un simulador 3D a través del que la paciente puede comprobar cómo le quedarían los pechos tras la operación. El Doctor Federico Mayo posee esta tecnología, que resulta muy útil. Hasta hace poco, se le daba a las mujeres un sujetador con relleno para que vieran si el resultado les convencía.

Lo primero que se hace es escanear los senos y así averiguar su volumen en centímetros cúbicos. También se analizan las distancias entre el complejo pezón–areola y el surco submamario y la del pezón–areola y el esternón.

En el caso del aumento de pecho, se selecciona el modelo de implante, su proyección y el volumen deseado. El ordenador reproduce imágenes con las diferentes opciones y muestra el antes y el después. Uno de los avances en esta tecnología es que cuando la mujer lleva ya implantes, puede ver su busto sin ellos y añadir las prótesis nuevas.

Si desea el tamaño perfecto de los pechos, consulte con un médico para obtener toda la información necesaria. Un cirujano plástico de gran experiencia le podrá aconsejar lo mejor en su caso.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 comentarios