La cantoplastia

Cirugía, Estética

Con el paso del tiempo, la piel que rodea los ojos va perdiendo poco a poco su elasticidad y firmeza y los párpados quedan flácidos, sin forma. Lo que más delata la edad en la zona ocular son las patas de gallo, las bolsas bajo los ojos y la caída de los párpados superiores. La cantoplastia es una intervención que se ocupa de solucionar este último problema, mejorando la apariencia del ojo y devolviendo juventud al rostro.

cantoplastia

¿En qué consiste la cantoplastia?

La cantoplastia es la cirugía que reposiciona la zona externa de los ojos uniendo el párpado superior con el inferior. El objetivo principal es corregir el aspecto triste y cansado de la mirada aunque también puede tener fines médicos. El resultado que se obtiene tras esta operación es una especie de “ojo de gato” ya que, al elevar el canto lateral, se hace más rasgado.

Hay dos motivos por los que se realiza la cantoplastia y cada uno de ellos atiende a una cuestión:

  • Siguiendo criterios estéticos. Cuando el paciente desea reducir los efectos de la ptosis (los ojos caídos), claro signo de envejecimiento.
  • Siguiendo criterios médicos. Cuando el párpado inferior está mal posicionado o caído a causa de un traumatismo o una cirugía de blefaroplastia previamente hecha. También puede ocurrir que el borde del párpado esté girado hacia adentro provocando que las pestañas rocen con el globo ocular y no permita al párpado ejercer correctamente su función.

¿Cuál es el procedimiento de la cantoplastia?

Como se puede adivinar por su nombre, esta intervención se lleva a cabo en el canto de los ojos, es decir, en la zona el exterior donde los párpados superiores se encuentran con los inferiores. La cantoplastia consiste en hacer una incisión en el tendón de la comisura de los ojos para unirlo después al reborde orbital lateral.

Esta cirugía se lleva a cabo con anestesia local y sedación, por lo que el paciente puede volver a casa el mismo día. La cicatriz que queda es prácticamente invisible. El postoperatorio es corto, aunque los primeros días hay que tener cuidado con la luz directa, llevar gafas de sol y seguir las indicaciones del médico. El resultado definitivo se apreciará un mes después de la intervención.

¿Qué tipos de cantoplastia hay?

Existen dos tipos de cantoplastia, dependiendo del objetivo que se quiera conseguir:

  • La cantoplastia lateral, en la que se levantan los párpados caídos y los ojos quedan rasgados hacia arriba, almendrados.
  • La epicantoplastia, en la que se remodela la esquina interna de los ojos y se modifican los pliegues del epicanto para aumentar el tamaño y la expresividad de los ojos. Este problema es propio de las poblaciones que comparten rasgos fenotípicos mongoloides y reside en que el pliegue cutáneo se extiende hacia dentro del repliegue palpebral superior y no permite ver bien.

¿Cuándo se recomienda la cantoplastia?

Antes de realizar una cantoplastia, el médico examinará la zona palpebral y periocular del paciente y determinará si la operación es adecuada. Está indicada para:

  • Las personas que tienen los ojos demasiado redondos y quieren corregir el aspecto de la mirada, estilizando los ojos y mejorado el tono de los párpados inferiores.
  • Aquellos pacientes con el párpado flácido por motivos genéticos.
  • Los que tienen los párpados caídos por el paso del tiempo.
  • Los pacientes que presentan asimetrías en los ojos tras una parálisis facial.
  • Las personas que van a someterse a una blefaroplastia para deshacerse de las bolsas bajo los ojos pueden aprovechar para hacerse a la vez la cantoplastia (siempre que el médico lo considere adecuado).

¿Se puede combinar la cantoplastia con otro procedimiento?

La cantoplastia es una intervención que puede realizarse sola, pero es normal que se combine con otros procedimientos con el objetivo de mejorar la expresión de los ojos al máximo. Uno de ellos es la blefaroplastia o cirugía de párpados.

La blefaroplastia es una operación que tiene por objeto eliminar las bolsas debajo de los ojos y las ojeras que tan poco favorecen. Consiste en extirpar la cantidad sobrante de piel y grasa de los párpados superiores o inferiores y de la zona circundante de los ojos. Tras esta intervención, el cambio en los ojos y en todo el rostro es muy notable y satisfactorio.

Al combinar ambas cirugías se elevan los párpados y se da forma almendrada a los ojos. Con todo ello, se consigue embellecer la mirada erradicando ese aire de cansancio y tristeza propios del envejecimiento.

Si su rostro ya no tiene un aspecto tan alegre y jovial como antes, seguramente el problema resida en la zona ocular. Las arrugas, las patas de gallo, los párpados caídos y las bolsas debajo de los ojos son claros signos de envejecimiento que tienen solución en la Cirugía Plástica. En ese caso, puede acudir a una clínica para que el médico especialista le aconseje lo más apropiado.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 comentarios