Las prótesis mamarias

Cirugía, Estética, Mama

Las prótesis mamarias son unos dispositivos que se introducen en los pechos para aumentar su volumen, corregir malformaciones congénitas o reconstruir los senos tras un accidente o una mastectomía. Un cirujano plástico será quien lleve a cabo esta operación y orientará a la paciente sobre la clase de implantes y el tamaño que más se ajuste a su figura.

Las prótesis mamarias

¿Qué son las prótesis mamarias?

Los implantes mamarios son unos productos sanitarios perfectamente testados que solo debe colocar un médico con la especialidad de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora.

Las prótesis tienen forma de bolsillo y pueden ir rellenos de gel o de solución salina. Difieren en cuanto al tamaño, la forma, la proyección, el grosor de la cubierta y la textura. Esta cirugía precisa de anestesia total por lo que exige entrar en el quirófano y pasar un postoperatorio.

¿Qué tipos de prótesis mamarias existen?

Hay una gran variedad de prótesis mamarias, atendiendo a sus características y a sus fabricantes.

Según la composición:

  • De silicona. Proporcionan un aspecto y un tacto muy natural a la mama. Con estos implantes casi no se dan casos de rotura.
  • De suero salino. Estas prótesis también van recubiertas por una fina capa de silicona. Si se rompen no hay problema porque el suero salino lo absorbe perfectamente el cuerpo.

Según a la forma:

  • Redondas, con base redonda. Al repartirse el gel de forma uniforme, el volumen del pecho es igual en el polo superior y el inferior.
  • Anatómicas, con base redonda u ovalada. El gel se sitúa mayormente en el polo inferior, lo que confiere una forma más natural al seno que las redondas.
  • Ergonómicas, de base redonda pero adaptativos. Al desplazarse el gel según la posición del cuerpo quedan completamente naturales. Son los implantes Motiva True Fixation que, como su nombre indica, van anclados evitando que se giren.

Según la textura de su superficie:

  • Lisa. Este tipo de prótesis se sitúa debajo del músculo pectoral. La cápsula es muy fina pero tienen un mayor riesgo de contractura capsular.
  • texturizada. El implante se sitúa encima del músculo pectoral pero bajo la glándula mamaria. Gracias a esa rugosidad se contracturan menos y apenas se giran al adherirse mejor a los tejidos.

¿Cómo se colocan las prótesis mamarias?

Según el tejido mamario de que disponga la paciente, se optará por situar las prótesis en uno de estos cuatro planos:

  • Subpectoral: bajo el músculo pectoral en pechos poco voluminosos. 
  • Subglandular: debajo de la glándula mamaria en mamas con un grosor suficiente para disimular la prótesis.
  • Subfascial: bajo la fascia pectoral. La prótesis queda completamente separada de la mama.
  • Dual o mixto: con esta técnica el implante se cubre en la parte superior por el músculo pectoral y la inferior por la glándula mamaria.

¿Cuál es el tamaño adecuado de las prótesis mamarias?

El volumen de las prótesis oscila entre los 125 y los 450 cc. Para ayudar a decidir el tamaño más adecuado se realizan simulaciones en 3D de forma que la paciente pueda ver cómo le quedarían los senos tras la intervención.

Muchas mujeres ansían un gran contorno de pecho sin tener en cuenta si esa talla está acorde a su silueta. El tamaño de implante perfecto debe encajar con la altura y la complexión de la mujer. Un exceso de volumen es tan feo como unas mamas ridículas.

Es importante cumplir las expectativas de la paciente pero los médicos están en su derecho de negarse a hacer algo que no les parezca ético ni estético. Como esta es una operación seria, la paciente debe escuchar la opinión del cirujano que aportará el consejo más acertado gracias a su saber y a su experiencia.

¿Son seguras las prótesis mamarias?

No tienen nada que ver las prótesis actuales con las que se utilizaban tan solo hace 15 años. Las anteriores eran casi todas de suero fisiológico y había que reemplazarlas a los diez años de su colocación. Gracias a los avances tecnológicos se han conseguido nuevas generaciones de implantes de gel de silicona cohesivo con un revestimiento más grueso y resistente que garantizan su estabilidad casi de por vida.

Tampoco es lo mismo un aumento de pecho a los 20 años que a los 50. Si se hace una mamoplastia muy pronto es probable que al cabo de unos 20 años sea necesario reemplazar las prótesis. De cualquier manera, siempre hay que revisar el estado de los implantes una vez al año para comprobar que siguen en perfecto estado.

Uno de los motivos por los que las mujeres se deciden por los implantes es porque les genera complejo un pecho demasiado pequeño. Si ese es su caso, consulte con un cirujano plástico para que le aconseje lo mejor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 comentarios