¿De qué están hechos los implantes de pecho?

Mama

¿ De qué están hechos los implantes mamarios ? Es una pregunta que se hacen muchas mujeres cuando están pensando en someterse a una operación de aumento de pecho o a una reconstrucción de mamas. Asaltan las dudas sobre su composición, ya que a fin de cuentas se trata de introducir un cuerpo extraño en los senos.
Hay que tener en cuenta que este tipo de operaciones se llevan realizando mucho tiempo y los materiales utilizados están más que probados. Se ha demostrado que los implantes de silicona son los más seguros y eficaces.

¿De qué están hechos los implantes mamarios?

¿Cómo son los implantes de pecho?

Los implantes mamarios se alojan en una especie de bolsillo. Constan de dos partes: la cobertura exterior y el contenido interno.

La cobertura

Está formada por láminas de silicona. Esta silicona es muy elástica con el fin de reducir los problemas de rotura. La textura de la cubierta puede ser lisa o rugosa: Los implantes lisos tienen ventajas frente a los rugosos. Por ejemplo, la incisión para introducir la prótesis es menor, generan menos problemas de seroma, de acumulación de grasa líquida y son más blandas al tacto. Sin embargo, en las lisas hay mayor riesgo de encapsulamiento. Las rugosas se adhieren mejor a los tejidos, se desplazan menos y en las prótesis de tipo anatómico hay un menor riesgo de rotación.

Existen otras prótesis más modernas, las microtexturizadas, que solucionan las complicaciones del encapsulamiento y ofrecen mejor tacto.

Atrás quedaron las cubiertas externas de poliuretano. Aunque disminuían el riesgo de encapsulamiento, tenían efectos nocivos para el organismo.

El contenido

El contenido de los implantes suele ser gel de silicona, suero salino o hidrogel. El gel de silicona es un líquido espeso y pegajoso cuyo tacto se parece mucho a la grasa humana. Por eso, las prótesis se rellenan de silicona para que se asemeje al tejido mamario natural.

Los implantes de pecho de silicona

Los implantes rellenos de silicona son los más utilizados. Dan mejor resultado y ofrecen mayor seguridad ya que al ser biocompatibles no existe la posibilidad de rechazo. Su tacto es blando y similar al de la mama natural.

El gel de silicona tiene una alta cohesividad que hace que si se rompe la cubierta de la prótesis no se derrama el relleno. Actualmente todos los geles son cohesivos pero con distintos niveles: bajo, medio, alto o estables. Cuanta menos cohesividad tienen, más blandos son y la forma es menos estable. A más cohesividad, más dureza, menos deformación y escapes en caso de rotura, pero precisan abordajes más grandes y dejan una cicatriz mayor. Cuando estos implantes se rompen no se nota la disminución del volumen de los senos, por eso hay que tener controles periódicos para vigilar el estado de la prótesis.

Desde que se inventaron en 1962, ha habido cinco generaciones de implantes mamarios, dependiendo de su composición. En los años 90 surgió la quinta generación que lleva un gel semisólido para eliminar las posibles fugas y la migración de silicona al cuerpo de la paciente. El Doctor Mayo utiliza los implantes Motiva True Fixation microtexturizados que ofrecen una textura más suave. Lo más importante es que se fijan mediante unas lengüetas que impiden su rotación.

Los implantes de pecho de solución salina

Los implantes de solución salina estéril están rellenos de suero fisiológico (agua y sal). Se colocan vacíos y luego se llenan una vez puestos en su lugar. Una ventaja es que, en caso de fuga o rotura, los tejidos reabsorben la solución salina sin peligro para el organismo.

En cuanto a las desventajas, el tacto no es tan agradable como los de silicona, son más duros y con un aspecto menos natural. Además, se desinflan con el tiempo y se va notando la pérdida de volumen, También existe un mayor riesgo de rotura de la cubierta de la prótesis. Otro inconveniente es de carácter cosmético, ya que se generan ondulaciones en la cobertura externa.

Los implantes de mama de hidrogel

Los implantes de hidrogel casi no se utilizan ni recomiendan. Se han retirado en algunos países porque se han detectado algunos problemas. Por ejemplo, el implante se vacía muy pronto y se duda de su seguridad.

Es fundamental elegir bien la prótesis mamaria que se va a colocar. Para ello, debe contar con la ayuda de un cirujano plástico que le explicará todos los detalles. Cada vez existen más controles que garantizan su seguridad. Actualmente, existen implantes, como los que utiliza el Dr. Mayo en sus intervenciones, que tienen un chip con la fecha, el modelo, el fabricante, el número identificativo y el relleno. Con todo ello, se tendrá suficiente información para que la mujer y el médico sepan lo que lleva puesto.

Mediante una ecografía se puede determinar el estado de los implantes, si tiene problemas de dureza o encapsulamiento o si se han girado. El especialista le aconsejará lo que debe hacer en cada momento.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 comentarios