La Cirugía Plástica de las mamas

Cirugía, Estética, Mama

La Cirugía Plástica de las mamas y, en concreto, la mamoplastia de aumento es una de las operaciones más solicitadas hoy en día. Según la SECPRE (Sociedad Española de Plástica, Reparadora y Estética), representa un 28,2 % de las intervenciones que se realizan las mujeres y se estima que se practican más de 18.000 operaciones de este tipo al año. Pero este fenómeno no solo se da aquí, según la ASAPS (Sociedad Americana de Cirugía Plástica), en Estados Unidos estas cirugías han aumentado más de un 210 % desde el año 1996.

Cirugía Plástica de las mamas

¿Por qué se realizan tantas mamoplastias últimamente?

La mamoplastia es una operación muy frecuente, muy probada, sin apenas riesgos siempre que la lleve a cabo un buen especialista. No solo se ha popularizado entre las famosas, muchas personas de “a pie” acceden a esta operación. ¿Quién no conoce a alguien que se haya sometido a un aumento de pecho?

Desde hace un tiempo existen muchas clínicas de Cirugía Plástica que ofrecen estos servicios, pero hay que elegir bien para no poner en riesgo nuestra salud. Lo primero es asegurarse de que el médico tiene la especialidad de Cirugía Plástica Estética y Reparadora. Lo segundo, que opera en una clínica u hospital que garantice todas las medidas higiénico-sanitarias y que cuenta con los medios humanos y técnicos adecuados. Por último, nunca hay que fiarse de las grandes ofertas, clínicas clandestinas, médicos dudosos, etc. Lo barato suele salir caro.

Cada vez las mujeres ponen más confianza en estos procedimientos quirúrgicos despojándose de los tabúes y lo confiesan abiertamente. A fin de cuentas, es algo que se hace para perfeccionar la imagen. Según unos estudios publicados, un 90 % lo hacen para verse mejor desnudas y el resto para que la ropa les siente mejor y los demás las encuentren más atractivas.

¿Por qué una mujer puede querer someterse a una intervención de mamas?

Existen varias razones para que una persona entre en el quirófano con la intención de modificar el tamaño de sus senos.

  • La primera es una cuestión puramente estética. Cuando una mujer no está conforme con el tamaño de su pecho, bien por exceso o por defecto, le llega a producir complejo e insatisfacción.
  • La segunda razón es un tema físico. Cuando los senos son demasiado grandes pueden acarrear dolores de espalda y los médicos aconsejan reducirlos.
  • La tercera razón es un problema psicológico. A muchas chicas les produce una gran frustración no tener las proporciones deseadas y les impide llevar una vida normal. Esto hace que no se relacionen de forma normal por temor al fracaso y se aíslan. Repercute tanto en el campo sentimental como en el profesional.

Cualquiera de estas causas es válida y suficiente para que una mujer se plantee que necesita someterse a una operación de senos.

La Cirugía Plástica de las mamas

Cuando se habla de cirugía de mamas hay que saber que existen varias operaciones. Cada una va destinada a un fin completamente distinto aunque, como hemos dicho antes, la más frecuente es la de aumento. Vamos a detallar cada una de ellas:

  1. Mamoplastia de aumento. Esta cirugía consiste en introducir implantes de silicona en los senos. La solicitan mujeres que tienen pechos muy pequeños y que no están contentas con sus medidas. El médico hará un estudio del cuerpo de la chica y le aconsejará el tamaño de prótesis que más se adecúe a su figura.
  2. Mamoplastia de reducción. Es el caso contrario, cuando la mujer tiene unos senos excesivamente grandes. Además, habitualmente se realiza bajo una recomendación médica porque suele acarrear grandes dolores de espalda. Estas chicas de pechos XXL tienden a ir encorvadas para que no se note el gran volumen de sus senos.
  3. Mastopexia o levantamiento de mamas. Con el paso de tiempo, los pechos van perdiendo firmeza y tienden a descolgarse, sobre todo si se trata de senos más bien grandes. También sucede cuando la mujer ha tenido varios embarazos y ha dado de mamar a sus hijos. En esta operación se acomodan la piel y el tejido mamario para darle un aspecto más estético al contorno.
  4. Reconstrucción tras una mastectomía. Se trata de una operación en la que se rehace la mama que ha sido extirpada total o parcialmente por cáncer. Lo ideal es hacerlo a la misma vez que se retira el tumor maligno en el quirófano, es lo que se denomina RMI (Reconstrucción Mamaria Inmediata). En caso de que no se haya hecho así, se puede reconstruir posteriormente.

Si no está satisfecha con sus pechos, ya sea porque son demasiado pequeños, demasiado grandes o están caídos, piense en que la Medicina le puede ayudar. Solo es cuestión de decidirse y consultar con un buen cirujano plástico. Él se ocupará de que el resultado sea el mejor posible.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 comentarios