Las mamas densas

Estética, Mama

Las mamas densas son aquellas que tienen menos tejido glandular y conjuntivo que adiposo. La densidad del tejido de los senos solo se puede medir mediante pruebas como la mamografía o la ecografía. En general, se puede afirmar que tener las mamas más o menos densas es una cuestión hereditaria.

las mamas densas

Las mamas se componen de tres tipos de tejido: graso, glandular y conjuntivo. La densidad del seno indica la cantidad relativa de cada uno de estos tejidos. Cuando la mama es densa hay tejido mayoritariamente glandular y conjuntivo.
Los senos densos son más habituales entre chicas jóvenes en edad fértil. Esto se debe a que tienen ciclos ováricos donde las hormonas funcionan a pleno rendimiento. A partir de la menopausia hay más mujeres con mamas grasas porque descienden las hormonas femeninas.

¿Es lo mismo una mama fibroquística que una densa?

Sí, de hecho, la condición fibrosa de las mamas densas también se conoce cono adenosis o displasia mamaria o condición fibroquística. Como su propio nombre indica, se caracterizan por desarrollar nódulos o pequeños quistes sin importancia. Un simple quiste nunca equivale a cáncer.

Se diferencian tres períodos:

  • Deficitario u hormonal: Se da entre los 15 y 30 años. Las dos mamas se someten a alteraciones hormonales como el aumento de estrógenos o la disminución de la progesterona. Provoca dolor de mamas durante el periodo menstrual y la aparición de nódulos o bultos.
  • Proliferativo: Se da entre los 35 y 45 años. La alteración hormonal es la misma, pero aparecen induraciones no dolorosas en ambas mamas que no suponen riesgo de cáncer.
  • Involutivo: Se da cuando la mujer ya no está en edad fértil. No hay lesiones nuevas pero evolucionan las anteriores y las induraciones forman quistes únicos. No tienen por qué darse de forma bilateral.

Hay cierta base genética que predispone a tener mamas fibroquísticas. Cuando en una exploración o una mamografía aparecen imágenes sospechosas es mejor hacer una biopsia. Solo habría que prestar más atención cuando la mastopatía fibroquística es profusa y la paciente tiene antecedentes de carcinoma de mama.

¿Qué supone tener las mamas densas?

  • Las mamas densas desarrollan más quistes
    Cuando en la mama predomina el tejido glandular y conjuntivo hay más probabilidades de desarrollar quistes. En este tipo de senos es normal la presencia de pequeños nódulos palpables que suelen ser benignos. La exploración médica y una ecografía permitirá diagnosticarlos correctamente. Como los quistes por definición no son malignos, no hay que hacer ningún tratamiento.
  • Las mamas densas duelen más que las otras
    Este tipo de mamas suelen provocar algunas molestias en el periodo premenstrual. Son más sensibles a los cambios hormonales e, incluso, duelan al tacto. El dolor suele ir acompañado de sensación de hinchazón. No hay que preocuparse por esto ni, por supuesto, asociar el dolor con el cáncer.
  • Las mamas densas son más propensas a padecer cáncer
    Según estadísticas, se ha visto hay mayor incidencia de casos de cáncer en mujeres con mamas densas. Además, en este tipo de senos es más difícil de detectar cualquier anomalía a través de una mamografía porque el cáncer de pecho se visualiza en blanco, como el tejido glandular mamario y eso confunde. Es más fácil ver los resultados de la prueba si está rodeado de tejido adiposo porque queda oscuro en la imagen.

Para reducir el riesgo de padecer cáncer de mama es importante llevar ciertos hábitos de vida. Por ejemplo, mantenerse en un peso razonable, llevar una buena dieta, evitar las grasas y los azúcares, beber agua abundante, hacer ejercicio, limitar el consumo de alcohol y no fumar.

Además, es conveniente hacer una autoexploración cada mes y una mamografía anual a partir de los 40 años. Es fundamental detectar el cáncer de pecho en su estadio inicial porque aumenta las posibilidades de curación. En caso de que una madre haya padecido cáncer es conveniente que su hija comience a hacerse las pruebas 10 años antes de que a la progenitora se lo diagnosticaran.
Cuanto más tejido glandular tenga una mama, más cambiante será ese tejido. Y cuantos más cambios celulares haya, más proliferarán las células anómalas. Sin embargo, el tejido graso varía mucho menos.

Clasificación de la densidad de las mamas

Existen diferentes escalas de evaluación de la densidad mamaria. La de Wolfe define cuatro categorías, la de Boyd seis y la BI-RADS® cuatro. Esta última es la más utilizada y ayuda a los médicos a interpretar los resultados de las mamografías y tomar decisiones.

  • Categoría A. Cuando hay grasa en casi la totalidad de las mamas. Afecta a 1 de cada 10 mujeres.
  • Categoría B. Cuando hay densidades fibroganglionares esporádicas. Afecta a 4 de cada 10 mujeres.
  • Categoría C. Cuando las mamas son heterogéneamente densas. Afecta a 4 de cada 10 mujeres.
  • Categoría D. Cuando los senos son extremadamente densos. Afecta a 1 de cada 10 mujeres.

 

Como hemos visto, tener las mamas densas no es sinónimo de cáncer. Lo más importante es no entrar en pánico. Hay que consultar con el médico y pasar las debidas revisiones. Una precoz detección significa un mejor diagnóstico.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 comentarios