Los 7 miedos antes de un aumento de pecho

Cirugía, Estética, Mama

Temores en el aumento mamario

Los miedos ante un aumento de pecho planteados por las mujeres cuando vienen a la primera consulta, suelen repetirse. Estos son los 7 más comunes:

1 – Miedo a la anestesia

La anestesia es una preocupación generalizada en todas las operaciones ya sean de cirugía plástica o de cualquier otro tipo. En primer lugar tenemos que decir a este respecto que la reacciones adversas a la anestesia que se producen en las intervenciones de cirugía plástica es menor de una entre un millón y medio. Es importante una serie de factores para que la anestesia deje de ser una preocupación:
* Estado de la paciente.- Antes de la intervención se realizarán una serie de pruebas para certificar que la paciente es apta en ese momento para la cirugía. Estas pruebas normalmente serán un análisis de sangre (se verá la coagulación de la sangre entre otros factores) y un electrocardiograma. Además se pueden realizar otras pruebas adicionales como una placa de torax (sobre todo si la mujer es fumadora y con más de 45 años).
* Anestesia general.- Las operaciones de aumento mamario se realizan con anestesia general, la cual siempre es más temida. Lo cierto es que en muchas ocasiones la anestesia local conlleva más riesgos que la general, pues puede ser más toxica en grandes cantidades y estas van a depender del tiempo de la operación y la extensión del área intervenida.
* El anestesista.- Junto con el cirujano plástico se encontrará un médico anestesista que en todo momento monitorizará las constantes vitales del paciente, irá administrando las dosis adecuadas de los medicamentos y se encargará de la reanimación. El Dr. Federico Mayo cuenta con la gran anestesista Dra. Asunción Chávarri.

2. Miedo a que quede artificial

El resultado de la cirugía de aumento mamario va a depender fundamentalmente de los siguientes factores:

  • La elección del cirujano.- El cirujano es el artista y el resultado va a depender en gran parte de él. Ponerse en manos de un profesional que reúna todas los requisitos y que pueda presentar su trabajo como garantía de buen resultado es un trabajo previo de investigación que correrá a cargo de la paciente, pero podemos dar una serie de pautas.
    *  Miembro de la SECPRE.- Comprobar que el cirujano esté inscrito en esta organización, que es la que agrupa a los cirujanos españoles es una garantía de que ha pasado una serie de filtros de calidad. Por supuesto si el cirujano puede acreditar su pertenencia a otras organizaciones internacionales como la ISAPS tanto mejor.
    * En un hospital.- La intervención deberá realizarse en un hospital, donde cualquier eventualidad pueda estar controlada.
  • La elección de la prótesis.- Elegir una prótesis adecuada es por supuesto algo fundamental. Para ello además de las intenciones de la paciente hay que tener en cuenta la experiencia del cirujano y una valoración previa que podrá ayudarse con herramientas como las simulaciones en tres dimensiones y la simulación real con los sujetadores con relleno.
    Hay una gran variedad de prótesis en cuanto a marcas, formas, texturas y calidades, sobre las que el cirujano podrá asesorar a la mujer.
  • La posición de la prótesis.- Hay varias opciones a la hora de colocar las prótesis mamarias que por supuesto pueden hacer que estas sean más o menos visibles. En general el Dr. Federico Mayo apuesta por una ubicación de las prótesis submuscular que será menos perceptible tanto a la vista como al tacto.

3. Miedo al dolor en la intervención

El dolor postoperatorio es otro de los grandes temores. Este debería ser el menor. El Dr. Federico Mayo ha patentado un sistema que asegura junto con los analgésicos que el dolor prácticamente desaparezca.

4- Miedo a que afecte a la lactancia

Cuando estamos hablando de una cirugía de aumento mamario sin más, hay que despreocuparse totalmente de este aspecto ya que no se deberían tocar los conductos por donde sale la leche. En el caso de una mastopexia, en la que sí que se modifica la estructura del pezón y la areola la cosa cambia, dependiendo del tipo de operación se pueden cortar los conductos lactíferos o galactóforos e impedir de forma total o parcial que la leche pase desde los lóbulos mamarios al pezón.

5. Miedo a la pérdida de sensibilidad

La pérdida de sensibilidad tras un aumento mamario va a ser producida en la mayoría de los casos cuando se vea afectado el cuarto nervio intercostal lateral y esto va a depender de la habilidad del cirujano y del plano de colocación de las prótesis: cuando la colocación se hace directamente en plano subglandular hay un porcentaje que ronda el 15% de las operaciones en las que este nervio es afectado, pero si el plano es submuscular la afectación de este nervio disminuye drásticamente.

6. Miedo a que queden cicatrices

Uno de los mayores temores en el aumento mamario estribará en lo que se llama el abordaje de la operación, que es lo que marcará la cicatriz que quedará después, normalmente el abordaje se efectúa por el surco submamario, esto es, justo en el pliegue que hay bajo la mama. La cicatriz que quedará en el pliegue submamario pasará totalmente desapercibida, confundiéndose con este, aparte de coincidir con la parte baja del sujetador o del top del bikini.
Ya son muy pocos los cirujanos que optan por el abordaje de un aumento mamario a través de la axila que podría ser más visible cuando la mujer con los brazos descubiertos los levantara.
Cuando lo que se realiza es una mastopexia, habrá una cicatriz imperceptible alrededor de la areola pero otra inevitable que irá desde esta, en vertical, al surco submamario.

7 – Miedo a problemas en el post-operatorio

El problema más temido después de la operación es el de la contractura capsular y este se origina en la mayoría de los casos en el propio quirófano. Este problema representa aproximadamente del 2% de las operaciones de aumento.Simplemente siguiendo el protocolo de actuación a raja tabla se puede evitar en la mayoría de los casos el ecosistema bacteriano que provoca la contractura.
El otro problema que más temen las mujeres tras un aumento es la rotura de las prótesis. Las estadísticas dicen que son otro 2% de las operaciones las que pueden tener este problema, pero hemos de decir que cada vez son mejores los materiales y mayores los controles a los que se someten las prótesis. Es importante es dejarse aconsejar por un cirujano con experiencia como el Dr. Mayo en este asunto.

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 comentario

  1. Lola R.H.

    17 de mayo de 2018

    Por desgracia no tuve la suerte de dar con profesionales como Vd. Y desde el 2004 que fue cuando tuve la mala idea de operarme hasta hoy, mi vida ha cambiado a peor . Resulta muy frustrante ver que de haber dado con un cirujano que también sea persona, sea humano y piense en sus pacientes, mi vida y la de los que me rodean hoy sería otra; yo sería otra y mi autoestima también.